20/2/18

Si es que a veces...

Realmente no es que me ponga en modo pesimista, lo que sucede es que ayer recibimos una noticia muy inesperada y es que un comentador deportivo que era muy querido en el Perú con solo 48 años, salió con sus amigos ayer en la mañana a jugar un partido de fulbito y de pronto se sintió mal, lo llevaron a una clínica pero no llegó a tiempo ya que tuvo un infarto fulminante, esto me hizo pensar cuan terrible sería que una persona muy cercana tenga este tipo de muerte en el que ni siquiera tengas tiempo de decirle nos vemos luego, un te amo, que deseas para cenar,  ufff……. Halle algunos consejos que les muestro aunque sabemos de sobra que no habrá nada que alivie el dolor…solo el tiempo será la mejor medicina.



¿QUÉ ES LA MUERTE REPENTINA?

La muerte repentina se distingue por su carácter imprevisible.
La muerte repentina o inesperada de un ser querido se produce cuando la persona fallece imprevistamente por un accidente, desastre natural, ataque al corazón, suicidio o asesinato. En estos casos, los sentimientos de angustia, culpa y enojo suelen ser más intensos que los producidos por la muerte de un familiar luego de una prolongada enfermedad, pero ¿por qué? En este tipo de pérdida hay un sentido adicional de pesar. No tuviste tiempo de despedirte… no tuviste esos últimos minutos para brindarle un último abrazo ni para decirle algo que estaba pendiente por lo que suele causar reacciones profundas.

En este sentido, las familias y los amigos se ven obligados a enfrentar la pérdida del ser querido de forma instantánea y sin previo aviso generando respuestas intensas como el shock profundo, la culpa por asuntos pendientes, la desesperación, el enojo, la depresión intensa y la desesperanza frente a un mundo que no se muestra seguro.

Por lo tanto, el estrés inesperado al que es sometido el doliente es realmente profundo…  Aquellos planes, preocupaciones y proyectos que parecían ineludiblemente importantes la semana anterior a esta pérdida, ahora surgen como trivialidades en las que ni siquiera malgastamos un minuto de nuestro tiempo. Inevitablemente los supervivientes se ven obligados a reordenar las prioridades de su vida intentando poco a poco encontrarle un nuevo sentido a su presente.

De este modo, los factores que afectan a la naturaleza de una muerte inesperada son los siguientes:

Evitabilidad. Cuando se trata de una muerte absolutamente evitable como, por ejemplo, un asesinato.

Causas Naturales Vs. Humanas. Las pérdidas naturales como, por ejemplo, un infarto suele dirigir la ira contra el ser querido fallecido porque no cuidó su salud, contra el médico por no haberlo detectado a tiempo o bien contra Dios por la injusticia que ha cometido.

Inesperabilidad. Si bien la muerte causada por un infarto es inesperable, es posible que los familiares no se sientan absolutamente sorprendidos debido a que, por ejemplo, ya tenía antecedentes cardíacos, pero no cuidaba su salud ni tomaba los medicamentos como se lo pedía el médico. En el caso de accidentes o actos violentos en donde no hay ningún tipo de advertencia (ni siquiera la más mínima), el shock del sobreviviente es mucho más profundo.

Sufrimiento. ¿Murió luego de una agonía o su muerte fue instantánea? Los dolientes se suelen imaginar cómo han sido los últimos minutos de vida de su ser querido así como los pensamientos que han tenido antes de fallecer. En este caso, los familiares se centran de manera obsesiva en si el fallecido sufrió dolor o si sintió ansiedad antes de morir.

¿CÓMO AFRONTAR EL DUELO POR UNA MUERTE REPENTINA?
Expresar el dolor de esta pérdida y pedir ayuda serán claves para afrontar este proceso de duelo.
A continuación algunos útiles consejos para afrontar este proceso de duelo:

CONVERSA. La profundidad de tus sentimientos te puede hacer sentir una sensación de que te estás volviendo “loco”. Sin embargo, sólo expresando estas emociones podrás ir avanzando poco a poco en este camino de duelo.

AYUDA PRÁCTICA. El proceso de duelo consume gran parte de nuestras energías diarias. Nuestra mente, cuerpo y espíritu están intentando comprender esta muerte que repentinamente ha cambiado nuestra vida. Haz sólo lo necesario y deja otras cosas para más tarde. No tengas vergüenza de pedir ayuda.

EXPRESA. Si sientes que no encuentras en tus amigos un espacio de contención o bien hay temas que no deseas hablar con ellos en este momento, busca otros recursos que te permitan expresar lo que sientes

SALUD. Procura cuidar tu salud física y emocional durante el proceso de duelo. Visita a tu médico con regularidad e infórmalo sobre el proceso de duelo que estás atravesando.

APOYO PROFESIONAL. Cuando sientes que no puedes afrontar este duelo solo, abusas del alcohol y/o drogas y lo único que haces es pensar en la persona fallecida, no dudes en buscar el apoyo profesional necesario.


gracias@manejodelduelo


♥♥♥

Hola...